pomulosLifting facial del tercio medio facial es un termino médico utilizado para un procedimiento quirúrgico que tiene como propósito mejorar los síntomas del envejecimiento del tercio medio de la cara, el cual comprende específicamente la caída de los tejidos blandos localizados encima de los pómulos. La caída de las estructuras del tercio medio pueden acentuar los surcos abajo de las pálpebras inferiores (surco nasoyugal) y entre la nariz y la boca (surco nasolabial), que a su vez conllevan a un aspecto cansado del rostro. La caída del tejido blando y la perdida del tono muscular, asociado a la flacidez de piel contribuyen a la perdida de los contornos de la cara y están relacionados a una serie de factores incluyendo la herencia, efecto de la gravedad, condiciones ambientales y estrés.

En algunos pacientes también puede observarse la falta de proyección de la región malar o de los pómulos. Esto puede ser de origen congénito o por falta del desarrollo de esta estructura durante el crecimiento. En estos casos puede ser tratado con la colocación de implantes de silicón rígido, dando un contorno normal al rostro y dejando el mismo mas equilibrado con otros partes de la cara.

El lifting facial del tercio medio del rostro tiene como objetivo mejorar los efectos del envejecimiento del área de los pómulos, surco nasoyugal y nasolabial, devolviendo a esta área su contorno natural. Es importante resaltar que este procedimiento puede ser asociado a un lifting cérvico facial, donde las estructuras del tercio medio posterior del rostro, tercio inferior y el área del cuello son tratados, así como con un lifting frontal, donde el tercio superior del rostro también es tratado. Otras cirugías que puede ser asociada cuando deseado e indicado es la blefaroplastia superior e inferior.

En este tipo de cirugía, una de las novedades más importantes ha sido que gracias a los últimos avances en la Cirugía Estética que permiten actuar en amplias zonas mediante incisiones de longitud mínima, se limitan las cicatrices residuales, tanto en su extensión como en su localización, lo que permite que, en la mayoría de casos, resulten totalmente inaparentes. Uno de los avances que permite hacer este tipo de procedimiento sin necesidad de grandes incisiones es el lifting facial endoscópico. El mismo no es más que la utilización de una cámara a través de pequeñas incisiones en el cuero cabelludo, lo que permite evitarle al paciente traumatismos mayores, un tiempo menor de recuperación, mejores resultados y disminución del tamaño de la cicatriz, garantizando con esto un aspecto natural.

Recalcar que el lifting del tercio medio no muda las características básicas y fundamentales del rostro del paciente y no interrumpe el proceso del envejecimiento. Cuando el procedimiento es realizado aisladamente solo podrá mejorar las áreas descritas anteriormente. Cualquier duda al respecto de este punto consulte su cirujano.

Por tanto, la cirugía es mejor indicada para:

Pacientes adultos, tanto hombres como mujeres que sienten los efectos del envejecimiento facial y buscan tratar el área del tercio medio de la cara de forma única o asociada a otro procedimiento facial.

Pacientes adultos saludables que no tienen una condición medica grave o que pueda perjudicar la cicatrización

Pacientes no fumantes

Individuos claros y dentro de las posibilidades reales del procedimiento, estando inclusive consiente de las limitaciones del mismo.

Será solicitado que usted firma abajo de este consentimiento informado para asegurar que existió una comprensión total en relación al procedimiento que será realizado y que usted esta consiente de las posibles y potenciales complicaciones. Las posibles complicaciones de esta cirugía incluyen: acumulo de sangre abajo de la piel (piel), hinchazón (edema), infección, cicatrización deficiente, perdida del cabello en el local de la incisión, lesiones del nervio facial seguida de asimetría facial, áreas de sufrimiento vascular de la piel, áreas de perdida de sensibilidad, formación de trombos y complicaciones anestésicas.

Después de la cirugía usted se despertara con curativos en el rostro, cuya función es proteger y hacer una leve compresión local. Después de la cirugía usted será estimulada a flexionar y extender los pies ejercitando las pantorrillas por lo menos 20 veces a cada hora cuando este despierta. En los días siguientes se recomienda dar pequeñas caminatas a cada dos horas por cerca de 10 minutos. Cuidados en relación a la herida operatoria y cambio de curativos, retornos, así como la receta de los medicamentos necesarios, serán entregados por el Dr. Ventura.

Al inicio la sensación de hinchazón (edema), moretones y incomodad en el área operada son normales. El retorno a las actividades normales será gradual y sobre la orientación del cirujano. Algunas áreas con falta de sensibilidad y discretamente endurecidas en la región operada pueden ocurrir y mejoran gradualmente en los meses que siguen. Como el proceso de cicatrización inicial lleva cerca de 5 a 10 días, los puntos solo serán removidos después de este periodo. El proceso completo lleva varios meses, siendo por tanto necesario mantener algunos cuidados específicos que serán orientados por su cirujano plástico el Dr. Ventura. Las cicatrices resultantes son permanentes y el resultado final dependerá de la individualidad de cada paciente.

Seguir las orientaciones correctamente es fundamental para el exito de su cirugía.